Spanish English French German Norwegian

Políticas de Igualdad - Violencia de Género

«La violencia contra las mujeres está tan arraigada y tan
presente en nuestra sociedad que a veces nos cuesta identificarla».

Inés Alberdi, «Cómo reconocer y cómo erradicar la violencia
contra las mujeres». FUNDACIÓN LA CAIXA, 2005

La violencia contra las mujeres, en sus múltiples formas, es un fenómeno de carácter estructural y de una enorme dimensión y complejidad. Su pervivencia responde a creencias discriminatorias y sexistas profundamente arraigadas que sostienen la subordinación y dominación de las mujeres menoscabando los derechos humanos universales y las libertades fundamentales de todas las personas.

La violencia de género se define como: «Todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino, que causa o es susceptible de causar a las mujeres daño o sufrimiento físico, psicológico o sexual, incluidas las amenazas de tales actos y la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada»

Art.1 de la «Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer».
Naciones Unidas, Conferencia de Viena, 1993.

La multidimensionalidad y complejidad de este fenómeno requiere soluciones que vayan más allá de paliar las consecuencias, abordando las causas y lo que subyace a los actos de violencia, o sea, el modelo dominante que impone la subordinación de las mujeres a los hombres y perpetúa la discriminación de aquéllas. Por ello, hay que incidir en todas las formas de la violencia, sea de tipo sexual, psicológica o física, que puede manifestarse como acoso moral y sexual; hostigamiento en los espacios públicos; agresiones sexuales; tráfico de mujeres con fines de explotación sexual; mutilaciones genitales; violencia derivada de conflictos armados; violencia en el lenguaje, los productos culturales, la publicidad y las nuevas tecnologías; violencia ritual y religiosa; y violencia por privación de medios económicos.

¿Qué hacer?

Qué ha de hacer una mujer ante una agresión o situación de riesgo (o quien pueda acompañarla, en función de la gravedad de su estado):


a) Si se ha sufrido una agresión:


1.Llamar al 112, comunicar los hechos y pedir orientación y acompañamiento, si se precisa.


2.Acudir o ser trasladada al centro sanitario de atención primaria o servicio de urgencias hospitalarias más cercano, según la gravedad, para recibir atención médica inmediata y disponer de un diagnóstico preciso (informe médico) sobre la naturaleza de la agresión y las lesiones causadas (tanto físicas como psíquicas).


3.En caso de agresión sexual, es muy importante que la mujer acuda o sea trasladada al centro sanitario preferentemente en un hospital, sin lavarse ni cambiarse la ropa, hasta después del reconocimiento médico, así como a la interposición de la denuncia.


4.Tras el reconocimiento médico, debe solicitarse el parte de lesiones y el informe médico que lo acompaña cuando se trata de violencia sobre las mujeres en el ámbito doméstico y de violación, en los que se recogen al detalle las lesiones producidas, la causa de las mismas, el posible autor y circunstancias en las que ha tenido lugar la agresión. El parte de lesiones constituye uno de los puntos de partida de las diligencias previas o sumario penal por lesiones o muerte, por lo que es imprescindible solicitar copia del mismo al objeto de poder adjuntarla a la denuncia de los hechos.


5.Si la mujer no pudiera por sí misma acudir a un centro sanitario, cualquier persona puede activar los servicios de urgencias llamando al 112.


6.Si, pese a haber sufrido una agresión, no se presentan lesiones que requieran asistencia sanitaria, es importante acudir a los servicios municipales de atención especializada a mujeres víctimas de violencia de género para recibir el apoyo y el asesoramiento correspondiente.


7.Ante una agresión o situación de riesgo se deberá informar a la mujer de su derecho a presentar denuncia.


b) Si se está o cree estar en situación o amenaza de riesgo de agresión:


1.Ante cualquier situación de emergencia por amenaza o riesgo de violencia de género, la mujer, la persona que conozca los hechos o cualquier profesional de los servicios públicos, pueden ponerse en contacto con los servicios sociales de atención inmediata, especialmente con el Dispositivo de Emergencia para Mujeres Agredidas (DEMA), al que se accede llamando al 112.


2.El DEMA ofrece a la mujer orientación especializada y acompañamiento en los trámites a seguir para recibir atención médica en caso de agresión, para la interposición de la denuncia o la solicitud de medidas de protección, entre otros aspectos. Además proporciona acogida inmediata a la mujer y menores de ella dependientes, si fuera preciso, en su isla de residencia.


3.Si la víctima teme por su seguridad o la de sus hijas/os y necesita protección, debe abandonar el domicilio, llevando consigo los objetos y la documentación que a continuación se detalla: las llaves de la vivienda, enseres personales, documentación personal (DNI, pasaporte, cartilla de la Seguridad Social, tarjetas sanitarias, Libro de Familia), libreta de ahorros, tarjeta de crédito o datos de cuentas bancarias, nómina de la persona con la que convive o copia de la declaración del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (I.R.P.F.), contrato de arrendamiento de la vivienda o escrituras de propiedad, permiso de residencia y trabajo (en caso de no tener nacionalidad española), documentos o informes médicos y medicamentos habituales.


4.Si la mujer necesitara ayuda para salir del domicilio, lo oportuno es llamar a la policía o al servicio de urgencias 112. El hecho de abandonar la vivienda habitual por esta causa no conlleva la pérdida de derechos.


5.Si no fuese posible recoger los enseres personales y la mujer teme regresar sola al domicilio, deberá solicitar acompañamiento policial, preferiblemente en el momento de presentar la denuncia.



Ayuntamiento de la Villa de Firgas

.