Firgas utiliza el tradicional cultivo de berros como reclamo turístico

El Ayuntamiento de la villa diseña varias rutas turísticas y gastronómicas en torno al berro y el agua, elementos identitarios de la villa. Con ello pretende generar economía.

La ruta del agua y de los berros de Firgas será una realidad en breve, y en ello trabaja el grupo de gobierno en el Ayuntamiento de la Villa, con su alcalde, de Jaime Hernández, a la cabeza. Con el diseño y puesta en funcionamiento de la ruta se pretende poner en valor los recursos vinculados al territorio, al patrimonio cultural y natural del municipio norteño. A partir de esa ruta que gira en torno al tradicional cultivo del berro, durante décadas característico de Firgas, y la cultura del agua se configurarán una serie de productos y servicios que aporten valor a la experiencia turística que Firgas quiere ofertar a visitantes locales y foráneos. Se trata así de crear, impulsar y comercializar productos y servicios turísticos sostenibles, para lo que el Ayuntamiento cuenta con las ayuda del Gobierno de Canarias a través de Turismo.

Como cuenta el alcalde de Firgas, la ruta del agua y de los berros «es un proyecto que estamos encaminando desde el principio» y que va de la mano de otro bautizado ruta gastronómica del berro. Y es que «berro y agua son un todo muy identitario de Firgas» y con esos elementos se pretende «generar rutas turísticas vinculadas al patrimonio del agua de la villa, con las acequias, lavaderos, cantoneras y molinos», a la par que el berro, cuyo cultivo está históricamente asociado a Firgas, «es un producto que estamos fomentando». En estos momentos el berro «se sigue cultivando, no como antes, que había cantidad de nateros, hasta el fondo del barranco», reconoce Jaime Hernández. Tras la jubilación de los viejos berreros hubo un parón en este cultivo, pero en los últimos tiempos han retornado al municipio jóvenes naturales de Firgas con familias vinculadas al sector primario y están retomando la actividad con el apoyo del Ayuntamiento.

Saliendo el tradicional potaje de berros, este vegetal ofrece nuevas posibilidades, y en la villa hay experiencias; mermeladas y licores y nuevos platos gastronómicos se abren paso en la oferta de empresarios y restauradores locales. «El berro puede ofrecer otras salidas y potencialidades y estamos propiciando su mantenimiento», afirma el alcalde. Así pues, con el proyecto de la ruta del berro, vinculado al cultivo y el agua, en la zona de San Antón, se trata de «generar visitas guiadas al municipio». Para ello el Ayuntamiento cuenta con una subvención del Gobierno de Canarias de 20.000 euros. Ya hay diez restaurantes de Firgas vinculados a la próxima edición de la Ruta Gastronómica del Berro. Como dice el alcalde, la buena comida es la puerta de entrada en muchos casos de las visitas que recibe el municipio.

Para cerrar los varios proyectos que giran en torno a la cultura del agua y del berro, el Ayuntamiento y la Dirección General de Infraestructura Turística han avanzado la definición del futuro Museo del Agua, que deberá estar de aquí a 2021 y para lo que hay una ficha financiera de 140.000 euros.